¿Sabías que una pequeña oruga es la responsable de que, cada cierto tiempo, los álamos laguneros queden cubiertos por un tupido manto que les da un aspecto fantasmagórico?

Redimensionar fuente
Contraste