Registro de salida: «Teléfono de pared de la Casa Forestal de Icod de los Vinos»

Registro de salida

Este término, muy habitual en el argot del mundo de los museos para indicar que las piezas se mueven (del almacén o las salas expositivas hacia otro lado), lo usamos ahora desde el Museo de Historia y Antropología de Tenerife para hacerte llegar digitalmente algunos de sus fondos.
 
 

«Teléfono de pared de la Casa Forestal de Icod de los Vinos [12. 1997.124]»


Este teléfono de pared, de la marca sueca Ericsson, modelo popularmente conocido como “Pulpit” porque su peculiar diseño recuerda a los púlpitos de las iglesias escandinavas, comenzó a fabricarse en 1882 y con ligeras variantes siguió fabricándose durante décadas. Formado por un cuerpo de madera maciza, en el que se insertaban un grupo de piezas exteriores metálicas (micrófono fijo, doble campana y auricular), presenta en el centro un pequeño atril a modo de escritorio con tapa. La pieza se completa con una parte inferior metálica decorada con la calcomanía de la fábrica, que ocultaba la batería.  Instalado para hablar de pie, mediante la manivela se activaba el dispositivo para establecer la conexión con la centralita, mientras que el receptor o auricular, a la izquierda, iba apoyado en el conmutador de conexión/desconexión del teléfono.

En marzo de 1997, este aparato entró a formar parte de las colecciones del museo. Fue cedido por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, formando parte de un conjunto de otros objetos -instrumental técnico y material documental- procedentes del Distrito Forestal y del Instituto de Conservación de la Naturaleza (ICONA), relacionados con la historia de la gestión del Distrito Forestal de Tenerife , que abarcaba no sólo a la isla de Tenerife sino también a El Hierro, La Gomera y La Palma.

La Casa Forestal de Icod de los Vinos fue una de las primeras en construirse en la isla, en 1913. Las casas forestales se crearon con la finalidad de facilitar a los guardas el cumplimiento de su servicio de vigilancia. Se ubicaron en lugares estratégicos, con la finalidad de controlar el acceso a los montes y la salida de los productos forestales, además de funcionar como base de operaciones contra los incendios.

Desconocemos la fecha exacta de la instalación de éste teléfono; sin embargo, la Casa Forestal de Icod de los Vinos ya aparece en la Lista de los Abonados de las Redes Urbanas, editada por el Cabildo Insular de Tenerife en 1933. El teléfono cumplió una función de gran importancia en los trabajos de coordinación de los guardas forestales, al tiempo que mitigaba sus largos periodos de aislamiento.

Redimensionar fuente
Contraste